Sistemas Urinarios percutáneos

Uno de los métodos más efectivos en la eliminación de cálculos renales es la utilización de alguno de los sistemas urinarios percutáneos que existen en la actualidad. Este sistema, también conocido con el nombre de nefrostolitotomía percutánea, consiste en la introducción de una sonda de caucho utilizada para facilitar la eliminación de cálculos en los riñones.

Cuando se utiliza uno de los sistemas urinarios percutáneos el profesional a cargo del tratamiento le recomendará al paciente colocarse en posición boca abajo sobre una mesa. En esta instancia se administrará algún calmante para promover la relajación. En una nefrostolitotomía percutánea el médico le realiza al paciente una pequeña incisión sobre la espalda para introducir la aguja que llevará al riñón. A través de la aguja insertada el médico introduce diferentes elementos a fines de pulverizar o extraer el cálculo. Para completar el tratamiento el médico debe drenar toda la orina remanente en el riñón, promoviendo la auto-curación.

En la aplicación de una nefrostomía se inserta una pequeña aguja en la piel sobre la que pasa una sonda que conduce hasta el riñón (la nefrostomía es un sistema similar al mencionado anteriormente pero tiene la finalidad de vaciar la orina de la vejiga). Para tener datos concretos sobre la ubicación de la sonda se suelen utilizar radiografías instantáneas.

Existen distintas razones para la utilización de alguno de los sistemas urinarios percutáneos. En general se consideran estos métodos en los casos en los que los cálculos renales tienen un tamaño demasiado grande para eliminarlos por otros medios, cuando la orina se filtra por el interior del cuerpo, cuando hay  un bloqueo en el flujo urinal, y cuando uno o más cálculos renales generan inflamación o infección renal. Antes de someterse a estos métodos hay que saber que pueden tener algunos riesgos implícitos, como la posibilidad de sangrado en los riñones, o malfuncionamiento posterior a la intervención.

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/