La disuria

Una de las afecciones más incómodas entre las que afectan a las vías urinarias es la disuria. Se trata de un conjunto de síntomas que ocasionan micciones dolorosas, incompletas y de difícil eliminación. La mayoría de los pacientes que sufren de esta condición aseguran sentir una ligera quemazón combinada con dolor leve al orinar, que puede aparecer tanto al principio como al final de una micción.

La disuria muchas veces se manifiesta como un síntoma inicial de una infección urinaria de tipo inferior (especialmente casos de cistitis o uretritis). Además de la sensación de escozor puede haber algo de fiebre y escalofríos después de orinar. En el sexo masculino esta afección también puede aparecer asociada a problemas de próstata (como la hipertrofia benigna de próstata o el cáncer de próstata). Otras causas asociadas a la aparición de este problema urinario son las infecciones por herpes (especialmente en torno a los genitales), las irritaciones por el uso de cremas, perfumes o lociones cerca de los genitales o en baños, la gonorrea y la vulvovaginitis, en el caso de las mujeres.

Los casos de disuria se pueden clasificar según el momento en el que se ve afectada la micción. Puede haber disuria total, inicial o terminal. En el primer caso las molestias aparecen en todo el proceso de micción, mientras que en el segundo al inicio y en el último solo al terminar de orinar.

Los tratamientos de disuria por lo general comienzan con un urocultivo. Después de evaluar los antecedentes del paciente (su historial de infecciones previas) se procederá a solicitar otros análisis ulteriores. En el caso de las mujeres pueden ser necesarios un examen pélvico y muestras de fluidos vaginales (en caso de presentar fluidos). A los hombres, en cambio, se les pues solicitar una muestra de exudado de su uretra.

Fuentes: http://www.ferato.com/wiki/index.php/Disuria
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003145.htm