Cistitis y sexualidad

La aparición de un caso de cistitis puede estar ligada a diferentes aspectos relacionados con la sexualidad de una persona. Para evaluar de forma precisa la relación entre cistitis y sexualidad hay que considerar aspectos como la dinámica hormonal en juego en una persona, los hábitos de higiene íntima y las precauciones tomadas al tener relaciones sexuales con su pareja.

El contagio y el desarrollo de cistitis a partir de las relaciones sexuales pueden ser analizados tomando como referencia tres puntos clave diferentes. Vale la pena destacar el factor mecánico, el rol séptico y la parte emocional. Cuando hablamos de cistitis y sexualidad generalmente haremos referencia a los riesgos que existen de sufrir un contagio por los gérmenes depositados en la entrada de la vagina. Si consideramos el rol séptico, veremos que no todos los microorganismos presentes en la vagina estarán asociados a un mayor índice de contagio de enfermedades de este tipo. Vale destacar, por lo demás, que la parte emocional de una persona puede ser vital a la hora de desarrollar una infección urinaria (por ejemplo, en caso de desencadenarse una secreción de cierto tipo de endorfinas).

Una adecuada higiene también tiene su parte cuando hablamos de cistitis y sexualidad. Especialmente en las mujeres, los hábitos de higiene pueden predisponer de manera positiva o negativa al desarrollo de esta enfermedad. Si bien es de gran importancia seguir hábitos de higiene frecuentes al momento de la regla, también hay que tener la precaución de no hacerlo en exceso. Es que, la limpieza genital excesiva también puede llegar a generar desequilibrios a nivel químico en las mucosas genitales de una persona. Es bueno, por último, recordar que para evitar los riesgos de contagio asociados a esta condición hay que evitar usar prendas íntimas con telas y texturas que favorezcan la generación de transpiración (esto crea buenas condiciones para las bacterias).

Fuente: http://salud.doctissimo.es/