Potasio en la orina

Potasio en la orina

La cantidad de potasio en la orina puede dar indicios para diagnosticar algunas enfermedades que afectan a los riñones y a las glándulas suprarrenales. Este examen también se puede solicitar como un medio adicional para diagnosticar la enfermedad quística medular.

Al prepararse para realizar un análisis que determine los niveles de potasio en la orina es importante tomar algunas medidas precautorias. Es que la proporción de potasio en las muestras de orina puede ser variable en función de ciertos compuestos químicos o medicamentos. Varios diuréticos, glucocorticoides, antibióticos y anti-inflamatorios no esteroides demostraron modificar los niveles de potasio en la orina de pacientes que se sometieron a estos análisis.

Los valores normales de potasio en la orina que cabe esperar son los de 25/120 miliequilvalentes por litro (en un solo día). La ingesta de potasio en la dieta, de todas maneras, puede modificar estas medidas estándar (es necesario informar al médico cuáles fueron los últimos alimentos consumidos para que éste pueda hacer las compensaciones que crea necesarias).

Una medida de potasio en la orina más alta que la media puede ser un indicador directo de enfermedades como la necrosis tubular aguda, la acidosis diabética, algunos trastornos alimentarios (como la bulimia y la anorexia), hiperaldosteronismo y el síndrome de Cushing (este último en casos muy raros).

Según recientes estudios la alimentación tiene una importancia decisiva en la manifestación de los niveles de calcio en la orina. Se comprobó que las personas que ingieren una cantidad elevada de frutas, verduras, cereales y alimentos bajos en grasas son las que tienen mayores niveles de potasio en análisis, mientras que aquellos que consumen carnes y productos refinados en porcentajes más altos tienen porcentajes de potasio relativamente bajos. De ello se deduce que una dieta sana se verá reflejada como niveles de potasio medio o altos (lo que en muchos casos no estará asociado a ninguna enfermedad).

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/
http://www.mapfre.com/salud/