Examen citológico de orina

En los análisis de orina que se realizan en laboratorios se pueden detectar todo tipo de afecciones de distinto nivel de gravedad. Gracias al examen citológico de orina actualmente se puede detectar el cáncer y otras enfermedades que afectan a los órganos y a las vías urinarias con un margen de error muy pequeño.

El procedimiento que se sigue para efectuar un examen citológico de orina difiere ligeramente del que se puede llevar a cabo en otros análisis comunes y corrientes. De hecho, para efectuar un análisis de orina con este sistema por lo general se solicita una muestra de orina limpia (se debe recolectar solamente la mitad de una micción). Esta muestra también se puede recoger al practicar una cistoscopia.

Uno de los indicios que tienen los médicos para solicitar un examen citológico de orina es la presencia de sangre en una muestra urinaria común. Esta prueba también puede ser de gran ayuda para proteger a pacientes que ya padecieron o que tienen cierto riesgo de desarrollar un cáncer de vejiga. Este examen también puede detectar la presencia de algunas enfermedades virales y del citomegalovirus.

Cuando aparecen células anormales en la composición química de la orina en general se está frente a una sospecha de posible cáncer de riñón, uréteres, uretra o vías urinarias. De todas maneras, hay que resaltar el hecho de que este sistema no es un método de diagnóstico válido para las afecciones mencionadas (solo da indicios). Para tener pruebas contundentes sobre la presencia de algún tipo de cáncer en particular es necesario hacer otro tipo de pruebas.

A la hora de detectar casos de cáncer por medio del examen citológico de orina uno de los sistemas que se utilizan es la hibridación fluorescente in situ (HFIS), un procedimiento tecnológico actual que le da a los técnicos de laboratorio la posibilidad de evaluar el tipo de células eliminadas en la orina.

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003905.htm