Bacterias en la orina

En condiciones normales la orina no debería tener un alto porcentaje de bacterias. Por lo general, la presencia de bacterias en la orina está ligada a algún tipo de infección en los riñones o en las vías urinarias. Si bien algunas bacterias pueden ser inocuas y no generar síntomas (como las que producen la “bacteriuria asintomática”), en otros casos pueden ser el origen de una enfermedad del sistema urinario con complicaciones que requieran un tratamiento adecuado.

La Escherichia coli es una de las principales bacterias implicadas en los casos de infección urinaria. A pesar de que la presencia de este tipo de bacterias en la orina es bastante alta, el origen de la Escherichia coli tiene lugar en el colon. En ocasiones puede adherirse a la abertura de la uretra y originar cistitis, uretritis y todo tipo de infecciones en los riñones y en la vejiga.

Algunas de las bacterias en la orina que se pueden transmitir en las relaciones sexuales son los micoplasmas y la clamidia. Uno de los síntomas de estas bacterias es la presencia de pus en la orina. Los lactobacilos, por otra parte, son microorganismos que para que sean considerados como bacterias en la orina deben aparecer en concentraciones relativamente altas (son más comunes en mujeres).

Otra de las bacterias que dan origen a infecciones urinarias son las que forman parte del grupo Proteus. Son las responsables de ocasionar piedras en las vías urinarias y promover la aparición de otras bacterias. Las vías urinarias pueden servir como depósito para la proliferación de bacterias como la Candida albicans, Mycobacterium tuberculosis, salmonella y staphylococcus. Algunas de las últimas bacterias en la orina mencionadas pueden pasar a la orina a través del sistema linfático o a través de la sangre.

Fuente: http://www.ehow.com/list_6384198_types-bacteria-found-urine.html